Año nuevo, vida nueva (2 de 2)

Estuve a punto de extinguirme.

Había dejado de hacer un montón de cosas, como no salir tanto, ver poco a los amigos, apenas me divertía…

Apenas dediqué tiempo a esto y ha estado medio abandonado durante casi 6 meses… Pero estoy realmente feliz de poder contarte esto.

Debía hacerlo y no podía continuar un blog de este tipo, donde he reiterado varias veces que hay que perseguir los sueños y la felicidad, sin aclarar este tiempo y explicar estas experiencias que he vivido desde que comenzó el año y como humilde escribano online, pedir perdón por el abandono.
 
Espero de todo corazón que el abandono del blog le haya sumado credibilidad en lugar de restársela. Me refiero a que los días tienen 24 horas y me sentiría muy hipócrita escribiendo sobre deseos de cambiar las cosas, de perseguir sueños y felicidad, de trabajarlo, de inquietarse , de buscar… Pero tuviera todo esto en perfecto orden, publicando entradas a menudo y de forma regular… En lugar de estar haciéndolo realmente.

Empecé escribiendo para no olvidar, para repasar mi mente y renovar fuerzas. Ahora que puedo, quiero seguir haciéndolo con la misma pasión y además, más a menudo, ahora que por fin se avecina una época de estabilidad.

A principios de este año escribí una entrada en la que contaba que mi vida tal y como era iba a cambiar este año, (junto a un amigo que sigue en el camino y al que deseo lo mejor, que llegará), que ibamos a viajar, que encontraríamos un trabajo que nos gustara, etc, y a por ello fuimos.

Por mi parte, me despidieron / se acabó el contrato / salí del mundo laboral con el calendario de 2015, y entré al paro en Enero. “Que locura! con lo bien colocado que estabas!”, “Espero que no te hayas equivocado”, etc, etc…

Desde el primer día empecé a moverme.

 

“One day everything need to start spinning”

 

Salí, exploré, y ¡SORPRESA! ¡Sigo vivo!.

Desde Enero, he rellenado portfolio (soy diseñador de productos), he viajado en soledad con una mochila por 8 ciudades de Europa, me he enfrentado a entrevistas de trabajo, incluso durante el viaje, y cuando volví visité a amigos y seguí viajando pero esta vez con otro propósito, encontrar trabajo. En abril conseguí tener 3 ofertas de trabajo abiertas para elegir la que más me gustara, incluida una de mi antigua empresa.
 
Ahora puedo decir que con mis 24 años, por fin estoy independizado y contento, estoy en una ciudad que me encanta, la llamada Ciudad del Viento, un entorno que alimenta mi alma, en un mi propio templo, con un trabajo justo y contento con lo que hago en él.
 
Esta claro que no era tan grave como nos lo pintan, solo hay que moverse. Estando en calma de momento, seguro ya surgirán nuevas inquietudes, y gracias a varias personas y muchos esfuerzos, hoy por fin puedo dedicar algo de mi tiempo al ocio, donde incluyo este blog, que disfruto muchísimo. Ahora puedo dedicar más tiempo a crear nuevos trabajos artísticos, a bucear en los subgéneros musicales, a compartir contenido interesante y a escribir, que tengo un montón de cosas para contarte.
 

Avecinan buenos tiempos. No te lo pierdas.

Algún día todo necesita empezar a girar. Hay muchas cosas preparadas, no pierdas de vista las RRSS de La Esquina de Pensar para no perderte nada 🙂

Si te ha gustado este post, recuerda que compartir es vivir. Puede parecer simplista pero, realmente supone una gran motivación ver que algo gusta y es compartido para seguir escribiendo y creando. Muchas gracias 🙂
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on Tumblr

Un comentario

  1. Colores
    3 octubre, 2016
    Responder

    El que recoge es porque siembra este es nuestro año 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *