Cómo elegir el Trabajo Fin de Grado o TFG

Si bien el trabajo fin de grado, TFG, trabajo fin de carrera, proyecto fin de estudios o como se conozca en tu zona podría considerarse prácticamente un trámite justo antes de acabar la carrera, es algo que conviene aprovechar y no tomarse a la ligera por 2 razones:

  • Aunque parezca que a nadie le ocurre, hay gente que hace proyectos malos y suspende. La posibilidad existe.
  • Es el último proyecto seguramente por mucho tiempo, donde tendrás el control total y absoluto de todas las decisiones que se tomen sobre él. Si amas lo que haces estarás deseando echarle mano.
  • Será tu mejor carta de presentación, sencillamente.

 

Esta vez procuré no equivocarme y elegir por comodidad como me ocurrió con las prácticas de empresa, y me preocupé de elegir algo que realmente me emocionara y fuera a servirme en el futuro, en lugar de por ejemplo, aceptar alguno de los eternos proyectos que los tutores ofrecen a alumnos indecisos o sin muchas ganas de pensarse las cosas.

Pues bien, quiero compartir con vosotros varias ideas que a mi me permitieron elegir el Trabajo fin de Grado para sacarle el máximo partido, disfrutar cada segundo que pasaba sentado en la silla haciéndolo, completarlo a tiempo, presentarlo con la mayor de las pasiones y obtener al final un 9 (Aunque esto es lo de menos, ya lo verás). Y todo esto se nota. Lo notan tus compañeros, lo notan tus profesores, lo nota el jurado y lo notarán los profesionales del entorno donde te gustaría trabajar a los que les presentes tu proyecto, eso sí que importa. Por todo esto deberías aprovechar al máximo esta oportunidad, y para ello me gustaría recomendarte estas ideas. Espero que te sean útiles. Te recomiendo leerlas hasta el final.

 

"I dont know what i want, i downt know what i am"
“I dont know what i want, i downt know what i am”

 

 

1. Averigua lo que te gusta y ve a por ello.

Esto es como cuando te tocó elegir carrera, pero profundizando un poco más. Ahora tienes que elegir el proyecto que representará tus años como estudiante. Esfuérzate en encontrar un proyecto que te llene, que te apasione. Estúdiate a ti mismo, estudia tus gustos. No hay nada peor que sentarte todo los días durante varios meses a trabajar en un proyecto que te aburre, y voluntariamente. O por culpa de tu propia desgana.

 

2. Piensa en él como si fuera un trabajo profesional. Tu primer trabajo profesional.

Imagina tu trabajo ideal o una posible ocupación donde podrías estar realizando este proyecto. Involúcrate en tu proyecto como si fuera un trabajo real. Piensa qué tipo de trabajador quieres ser y qué tipo de trabajos hace. Eso te ayudará mucho a enfocar tu proyecto, pensar en quién es el que realiza ese trabajo dentro de las empresas reales.

 

3. Créete tu profesión.

Ya tienes la formación para considerarte un X (Pon aquí tu futura profesión) en toda regla, estás en el nivel más básico, pero ya eres un X. Piensa como tal, confía en tus conocimientos y toma decisiones. Pero consulta con los profesores que más confianza te inspiren (No los que te digan lo que quieres oír, si no los que tengan un buen criterio profesional) antes de dar por hecho algo, que en el fondo no tienes ni idea de qué va el rollo. Ningún estudiante normal la teníamos.

 

4. Céntrate en tu campo, pero toca todos los palos.

Esto quiere decir que si tu proyecto por ejemplo es algo más tipo conceptual o de investigación, no dejes de lado la parte de aplicación de la idea, o fabricación, etc, e intenta profundizar en todo lo que puedas. Céntrate en el campo donde te gustaría trabajar en un futuro, pero sin dejar de lado el resto. Se trata de ser bueno en algo pero saber un poco de todo. Sobre todo si aún no tienes muy clara la especialidad que vas a elegir.

 

5. Gestiona tu tiempo.

Gestionar implica esforzarse en organizar. Como estudiantes estamos acostumbrados a manejar trabajos de como mucho 3 meses de duración pero cuando se nos plantea uno con más de 6 meses de plazo la organización del tiempo se nos puede ir de las manos. Es importante ponerse plazos y cumplirlos para que no te pase como a mí y acabes haciendo el 80% del proyecto en los últimos 4 meses. Sería ideal tener esto controlado, aunque se que es muy difícil y en realidad tampoco es decisivo si no esperas a que sea demasiado tarde. Se puede hacer ajustado de tiempo, pero es duro, y al final echas de menos un poco más de tiempo para pulir detalles. Este punto no lo puse muy bien en práctica, por eso te cuento lo que ocurre al final.

 

6. Hazlo por ti, no por la nota.

Hazlo por tu carrera, por ti como profesional. Dice mucho de más de ti que te embarques en un proyecto pensado y propio, que que tu proyecto sea uno de esos que se ven todos los años en las presentaciones que se piden a los profesores por “no ser capaz” de elegir uno propio. La nota en definitiva no es más que una calificación asociada por un jurado genérico compuesto por profesores, cuyo criterio puede ser el mejor del mundo o el peor. La ventaja de conocer a los examinadores es que conoces su criterio. A alguien del ámbito de tu proyecto le va a interesar más tu proyecto con una nota medianamente aceptable (Tampoco un 5 o un 6, consideramos que haciendo algo que te gusta no vas a hacer un truño) que un proyecto de matrícula que no tenga nada que ver… El mío me valió un 9, pero me valió bastante más el placer con el que lo hice mientras otros se quejaban del proyecto que les habían dado.

 

7. Tu TFG será tu mejor Carta de Presentación.

Cuando acabes la carrera y salgas al mundo laboral tu mejor presentación no va a ser el CV si no tus trabajos, y el buque insignia de todos ellos ha de ser tu TFG. Si eliges un TFG al azar o no te implicas con él, poco tendrás que enseñarle a un posible empleador futuro.

Ojo con la presentación cuando ya hayas acabado el TFG. No vayas a usar la misma presentación de la universidad que hiciste corriendo la última semana y donde se muestran todas las entrañas de tu proyecto. Evalúa si tu trabajo aporta algo interesante al mundo, y si es así, no vayas regalando los estudios que te ha llevado meses hacer a las empresas para mendigar trabajo. Muestra lo que has hecho, pero no los detalles. Siempre le pueden venir bien a alguien, y esos detalles o la forma en a que has llegado a ellos pueden conseguirte la experiencia laboral que buscas. En este post se dan algunos consejos para emprendedores muy útiles para aplicar aquí.

 

8. No pierdas de vista la realidad. Solo eres un estudiante.

No, en serio, no te agobies con esto.  No pierda de vista que no eres más que un teórico del tema, es decir, no tienes experiencia real ejerciendo así que no te preocupes por que tu proyecto tenga que ser idéntico que el de un profesional real. Sencillamente, no puedes porque no sabes. Se trata de que des lo máximo de ti, investiga todo lo que puedas y hazlo lo más fielmente posible, pero no tienes la obligación de hacer un trabajo profesionalmente perfecto ni que inventar algo totalmente novedoso. Si lo haces serás el mejor, pero no es requisito obligatorio.

 

9. Existen otras alternativas. Depende de lo que más te atraiga.

Si tienes una oportunidad muy clara de trabajar puede que te interese más hacer algo acorde a la empresa en la que vayas a trabajar. Pero hay que estudiarlo muy bien. Esta opción es buena pero solo si es un condicionante para ser seleccionado, porque conlleva un resultado muy bueno y rápido que es empezar a cobrar, pero es un resultado bueno a corto plazo. Si es algo que no te gusta, a largo plazo sólo te habrá válido para hacer dinero (Que también es necesario, pero no completa). Yo en mi caso, ya fui seleccionado durante las prácticas de empresa y me propusieron hacer un proyecto propio de la empresa (además iba a ser más rápido), sin embargo decidí llevar adelante lo que te he contado anteriormente y actuar como mucha gente lo llamó “complicándome la vida”, me compliqué la vida para hacer un proyecto que amo y del que hoy en día me siento muy orgulloso y que me vale mucho más para continuar la búsqueda de mi felicidad profesional que el que hubiera podido hacer de otra forma. Par mi sorpresa me encontré después que los empleadores valoran esta y otras cosas muy positivamente.

 

10. La última recomendación.

Esto no es más que un extracto de un caso exitoso, como otros tantos. Una opinión. Analiza las ideas y valora su utilidad en tu vida. Y por su puesto no debes dejar de lado otras asignaturas por dedicarte enteramente a un proyecto que en definitiva no te ofrece garantía ninguna.
Seguramente se te ocurran otras ideas interesantes para pasar por el TFG (o PFC) o si ya has pasado, te invito a que compartas tu punto de vista sobre este tema, seguramente sea útil para todos los que vengan detrás de nosotros.

 

Si te ha gustado este post, recuerda que compartir es vivir. Puede parecer simplista pero, realmente supone una gran motivación ver que algo gusta y es compartido para seguir escribiendo y creando. Muchas gracias 🙂
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on Tumblr

6 Comentarios

  1. Mateo
    4 junio, 2017
    Responder

    Gracias por los consejos!

    • LEDP
      5 junio, 2017
      Responder

      Gracias a ti por leerme 🙂

  2. Maria
    25 junio, 2017
    Responder

    Hola, estoy indecisa si hacer el tfg con empresa o no. ¿Que me recomiendas? Querría terminarlo cuanto antes. ¿Se tarda más con empresa o no? Gracias.

    • LEDP
      26 junio, 2017
      Responder

      Hola María

      Pues si tu único objetivo es acabar el tfg cuanto antes, es bastante probable que haciéndolo con una empresa durante tus prácticas tardes menos ya que te facilitarán muchas cosas que de lo contrario tendrías que investigar por tí misma. Depende de tu proyecto, y sobre todo de tí, ¿tienes claro qué hacer, o te da igual hacer cualquier cosa con tal de acabar?

      Una vez decido eso ¿Te consideras capaz y prefieres ser la dueña de tu proyecto al 100%? ¿O prefieres colaborar con una empresa y que te guíen ellos? Esto tiene ventajas como que probablemente te lo valorarán mejor en nota (ya que estás siendo “aprobada” por una empresa) pero estarás más sujeta a las decisiones de tus superiores.

      Si tienes un proyecto claro y eliges con empresa, tendrás que elegirla muy bien, ¿la empresa y tu proyecto son compatibles? En ese caso te ayudarán enormemente, y aprenderás mucho, puesto que vuestro interés es el mismo, si no encuentras la empresa adecuada, hazlo por ti misma.

      Espero haberte ayudado

      Un saludo

  3. MARIA
    26 junio, 2017
    Responder

    Muchas gracias por los consejos.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *