Con E de España, una grande y libre

Ya perdiste la partida, la tuya y la de muchos de los que vienen después, ya que serás tu quien les enseñe a jugar de esta triste forma.
¿Esta es, entonces, la historia del pueblo español?

El pueblo de las viejas constumbres, de “mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”. De débil conciencia y volátil memoria. Manipulable. Dependiente del forraje envenenado que día tras día inunda su consciente y precipita en su subconsciente.

España, hermosa tierra de sol y mar, que parece tener el poder de calmar cualquier brote de revolución mental de un pueblo maldito por atender a las buenas formas que esconden los más putrefactos de los seres, ciego de orgullo y ostentación, que diluido con la más estúpida ignorancia recompensa a esos insaciables que dicen gobernar, a los mayores ladrones que jamás pudo haber. Que gran sistema montaron, sin duda. Nada importa mientras hablen correctamente y vistan traje y corbata.

 

"La Rueda sigue girando, para todos"
“La Rueda sigue girando, para todos”

 

Sin embargo, hemos llegado a lo que muchos creímos que era un punto de inflexión y lo ha sido, pero completamente al contrario de lo que se esperaba, tras todos los escándalos de corrupción que giran en torno a los gobernantes y las empresas de su entorno, muchos pensábamos que el vaso se había colmado, y no habría más perdón… Pero la inflexión ha sido en su favor.

Que sorpresa cuando, lejos de detener su espiral, todos hemos sido testigos de cómo el pueblo se anudaba una soga al cuello, validando y recompensando que se le apriete, se le ahogue y se le robe, aprobandolo y perpetuando así la hegemonía de sus verdugos.

Que importan ya las razones… Unos por miedo, otros por beneficio propio, unos por ignorancia, otros por abstinencia, unos guiados por sus cercanos, otros guiados por sí mismos…

Todos han apoyado un gobierno que ya consigue por si mismo suficiente fuerza haciendo desaparecer los votos de los emigrantes, inflando listas y robando votos de ancianos y vegetales, gracias a un perfecto sistema carente de control que ellos mismo perpetúan. Pero a pesar de todo ello, una gigantesca mayoría sigue apoyándoles.

¿Qué más tiene que pasar para que un cambio sea posible? O ya solo nos queda, aprovechando nuestra juventud, sentarnos a jugar la partida con la esperanza de que el tiempo que se acabe primero, la vida que se extinga antes, sea la suya…

 

A veces me pregunto si es justo culpar al vulgo por su vulgaridad, o la responsabilidad recae totalmente sobre el que cultiva las flores del olvido, la superstición y el miedo, ahogándolas con sobreinformación manipulada y sin dejarles tomar agua de su propia tierra.

Aquellos que manipulan, desdoblan o convergen la realidad hacia donde más les beneficia.

Aquellos que modifican leyes, dificultan trámites y encarecen el sistema para que cada vez menos personas puedan permitirse una Educación decente, una grande y libre.
 
 

Si te ha gustado este post, recuerda que compartir es vivir. Puede parecer simplista pero, realmente supone una gran motivación ver que algo gusta y es compartido para seguir escribiendo y creando. Muchas gracias 🙂
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on Tumblr

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *