El placer de otro amanecer

"El placer de otro amanecer"
“El placer de otro amanecer”
el placer de otro amanecer

 

El placer de levantarte por la mañana en tu cama, en tu habitación, en algo que por fin puedes llamar tu hogar. Se siente como tu propio trozo de cielo en el mundo, de que sea el sol que baña las alturas de tu nueva ciudad quien te despierte de forma natural en tu cama, en tu templo, un entorno que se alinea con tu ser.

 

El placer de desayunar viendo el amanecer en tu terraza, sintiendo el frescor de la mañana de verano, antes de irte a gastar el recurso más importante, el tiempo, en algo que te llena, te hace sentir realizado, que te hace mejorar hacia donde deseas.
 

El placer de volver a tu templo, satisfecho, cansado, pero contento y sin ese reloj que retumbaba en tu cabeza recordándote cada día que pasaba, cada día que avanzabas en la dirección equivocada.
 

El placer de esa cerveza por la tarde, en tu sofá, con tus altavoces, con tu volumen, con tus sonidos, con tu paz.
 

El placer de ser la persona que todo este tiempo habías luchado por ser, sin dejar que ninguna otra idea contaminara tu ser.
 

El placer de sentir que tu sangre deja de ser fría y comienza a templarse.
 

El placer de sentir que las riendas de tu vida dejan de tensarse… El placer de sentir esa calma. El placer de disfrutarla.
 

El placer de otro amanecer.

 

 

Si te ha gustado este post, recuerda que compartir es vivir. Puede parecer simplista pero, realmente supone una gran motivación ver que algo gusta y es compartido para seguir escribiendo y creando. Muchas gracias 🙂
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on Tumblr

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *