Sobre los atentados de París, lo que no se ve y tu hipocresía

Está claro que es una tragedia absoluta lo que ha ocurrido en París. Toda esa gente ha muerto sin ser culpables de nada. Han segado sus vidas de un plumazo, simplemente por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Todos estos acontecimiento han levantado una polvareda repentina de solidaridad y humanidad de cine, a pesar de que el ISIS (No creo que llamarlo Daesh a estas alturas vaya a funcionar, ya no…) lleva actuando muchísimo tiempo y destruyendo la vida de muchísimas más personas de las que ha destruído ahora en Francia.

 

Esta semana, el mundo entero copa sus redes sociales con mensajes de apoyo a Francia, fotos de perfil con la bandera semitransparente, hashtags como #prayforparis… Es épico, como en una película. Ahora todo el mundo está plenamente concienciado con la guerra, todo el mundo es humanitario y la Tierra entera vencerá porque está unida contra el ISIS.

 

 

paris

 

 

Esto no sale en las noticias, o no se le da tanta importancia, pero allí también suceden escenas como esta, donde habrá gente que sí, pero habrá otros que no simpaticen con ISISHay otras formas de luchar en esta guerra probablemente más eficientes, donde mueran menos inocentes, pero no se están teniendo en cuenta del todo, puede que por dejarse llevar u otras razones como podría ser el dinero del mercado de armas y la enrevesada disputa por el petróleo. No obstante, pegar bombazos o no, el mercado de armas, y la disputa del petróleo son temas muy densos que no podemos solucionar aquí. En cambio:

 

Cientos de personas (incluye muchos niños) mueren en las guerras que allí acontecen desde hace tiempo pero aquí se ha visto bastante menos movimiento que ahora. Entonces, ¿por qué empatizamos ahora y no antes? Porque no empatizamos de verdad, y ahora sufrimos campañas de concienciación. Es normal, es imposible empatizar con todas las desgracias del mundo porque viviríamos deprimidos, pero entonces, no distingamos uno sí y otros no tan condicionadamente, que esa elección sea libre y propia, y no cuando decidan grandes empresas globales del “primer mundo” como Facebook, Twitter y Youtube, que lanzan campañas de concienciación para que las personas se unan contra un terrorismo que hemos financiado entre todos los países y apoyen sin pensárselo 2 veces la lucha contra ellos. Por eso ahora nos llega este aluvión de solidaridad, bondad y humanidad.

 

Puede que no lo seamos en el fondo, pero quedamos como frívolos e hipócritas.

 

Aquí entramos en juego nosotros, y entramos al trapo hasta el fondo. Entramos las personas que vivimos en estos países poderosos y la frivolidad y la hipocresía de muchos que ahora muestran sus volátiles valores humanitarios infundidos por los medios e inflados aprovechándose del postureo en las redes sociales. Es muy sencillo, las redes sociales nos dan la capacidad de decir a nuestros círculos cómo estamos, como nos sentimos, cómo somos… Ahora, con todas las tentaciones de las campañas, todos somos humanitarios y solidarios. ¿A quién no le gusta mostrarle al mundo que es pura bondad? Sin embargo, la realidad es que no estamos haciendo nada de verdad por esas personas. Nada más que inflar estadísticas que son usadas para apoyar la guerra. Es fácil caer en la tentación, sobre todo si vamos pensando que “la intención es lo que cuenta”. Pero no, en estas circunstancias tan graves NO vale. No puedo creer cómo alguien puede quedarse tranquilo pensando que tiñendo su foto de perfil con la bandera o haciéndose un selfie está haciendo algo contra el terrorismo o solidarizándose con las personas afectadas.

 

Es muy bueno e importantísimo que las personas se apoyen en momentos difíciles pero no de esta forma tan artificial y desinteresada. Si realmente lo sientes y quieres mostrarle al mundo tu apoyo esfuérzate al menos en elaborar un mensaje de apoyo más personal, más significativo, algo que requiera algo más de tí que un simple click.

 

Si realmente quieres implicarte y solidarizarte con este tipo de situaciones hazlo al menos difundiendo conocimiento de todo lo que no nos cuentan los telediarios, o mediante organizaciones ayuden de alguna forma a la situación, pero no creas que con tu imagen y 2 clicks estás cambiando algo.

 

Si te ha gustado este post, recuerda que compartir es vivir. Puede parecer simplista pero, realmente supone una gran motivación ver que algo gusta y es compartido para seguir escribiendo y creando. Muchas gracias 🙂
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on Tumblr

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *